desintermediación

La desintermediación en el mercado inmobiliario está representando una nueva manera de ver y hacer las cosas. A la vez, para el usuario, una nueva manera de relacionarse con este mercado.

La desintermediación es un proceso por el cual es posible eliminar los agentes intermediarios que intervienen en una transacción. Esto se produce cuando un cliente está en disposición de comprar o realizar una transacción de manera completamente directa. Es decir, sin necesidad de tener que recurrir a un intermediario que le ponga en contacto con el posible fabricante de interés.

Si la estructura convencional de una cadena de suministros se basa en: proveedor, fabricante, mayorista, minorista y comprador. Cuando aparece la desintermediación, eliminamos de la cadena a minoristas y mayoristas. El comprador será quien se encargue de contactar con el fabricante directamente. Esto en el plano industrial. Aunque se puede entender perfectamente aplicado a otros planos como el inmobiliario.

Para lograr este proceso, es necesario que cumplamos con tres elementos clave:

  • Canal de comunicación entre compradores y fabricantes.
  • Transparencia y fácil acceso a precios.
  • Información acerca de las características de los bienes y servicios.

Ventajas principales de la desintermediación

Una de las mayores ventajas de llevar a cabo la desintermediación, es la rapidez. Se nota especialmente en el caso de existir un canal apropiado de comunicación entre el comprador y fabricante, y cuándo el fabricante tiene capacidad de respuesta. En estos casos la transacción siempre va a ser mucho más rápida que en el caso de que hubiera un intermediario no digital por medio.

Otra de las ventajas son los precios, que resultan mucho más bajos. Al reducir a los intermediarios, eliminamos también los márgenes que pudieran aplicar sobre el precio. De esta forma el consumidor final va a tener acceso a precios mucho menores.

Además, la necesidad de intermediarios suele constituir una barrera para la posible entrada de competidores en el mercado, por lo que sin ellos, aumenta la competencia.

La desintermediación también puede tener desventajas

Existen casos en los que los intermediarios podrán ofrecer cierta información a sus clientes que va a ser importante y va a ayudarles a orientarse a que tomen una mejor decisión. Al eliminarles del proceso, es muy probable que algunos consumidores se vean sobrepasados por la numerosa cantidad de alternativas e información de la que disponen, y eso no va a ayudarles a tomar la mejor decisión posible para su negocio.

Es más, hay muchas ocasiones en las que los fabricantes no tienen una buena capacidad de respuesta a la hora de contactar directamente con los clientes, y esto puede hacer que las transacciones sufran retrasos.

Por último, los fabricantes que se dedican a atender a clientes de manera directa, a la larga pueden perder su enfoque en la producción, resultando mucho menos eficientes que antaño. O también, pueden incurrir en gastos administrativos que van a perjudicar seriamente a los precios de sus productos.

Invertir en Housers

Invertir en Houser se convierte en una participación directa del usuario en el mercado inmobiliario. La plataforma detecta las oportunidades inmobiliarias más interesantes del mercado, por rentabilidad, y las propone.

Además, al permitir invertir desde pequeñas cantidades,
permite la democratización de la inversión en activos inmobiliarios 
hasta ahora reservado a grandes fortunas.